Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Tu bebé mide 46 cm de la cabeza a los pies y su peso puede ser de unos 2.500 gramos. El crecimiento en altura se está ralentizando, en cambio, el peso sigue aumentando hasta el día del nacimiento.

Los pulmones de tu bebé ya están suficientemente maduros; si naciera ahora, lo más seguro es que no tuviera ningún problema para respirar. No obstante, algunos bebés nacen en esta semana y pueden necesitar ayuda médica para respirar los primeros días.

El aspecto que presenta tu bebé es más redondeado gracias a las capas de grasa que se han ido acumulando bajo la piel, que ahora empieza a ser más lisa y a contar con menos lanugo, el fino vello que lo estaba protegiendo.

Sin embargo, tu bebé aún no ha acumulado la suficiente cantidad de grasa como para poder mantener el calor fuera del útero, por lo que si naciera en estos momentos, necesitaría incubadora o seguir a pies juntillas el método madre canguro. (links: Qué es el método madre canguro y  Todos los beneficios del MMC para tu bebé prematuro )

barriguita

¿Qué me está pasando?

Tu bebé, cada vez con menos espacio, se está empezando a acomodar en el útero y esto hará que notes en la pelvis mayor presión e, incluso, calambres en la zona vaginal. Asimismo, tu vejiga también puede sentir las consecuencias de esta presión y necesitarás ir frecuentemente al baño.

Sigue atenta a los movimientos de tu bebé, aunque has de saber que ahora que está más estrecho, sus patadas ya no serán tan fuertes.

Pruebas médicas

A partir de esta semana y hasta la semana 37 te tomarán una muestra vaginal y rectal para descartar la presencia del estreptococo agalactiae, una bacteria que no suele dar complicaciones, pero que si está presente en el parto, puede conllevar ciertas complicaciones en el bebé, como una sepsis o una meningitis. Si el test da positivo y eres portadora de este germen, en el momento del parto se te administrará un antibiótico para evitar que esta bacteria pase a tu bebé. (link La prueba del estreptococo agalactiae)