Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



El bebé mide unos 45 cm de la cabeza a los pies y pesa unos 2.300 gramos, aunque esto es variable y depende del sexo del bebé y de su talla.

Todos los sistemas están en una etapa de maduración final. En concreto, el sistema inmunitario del bebé se está desarrollando y ya es posible que esté combatiendo alguna infección leve.

Tu organismo le aporta distintos anticuerpos (defensas naturales) a través de la placenta y serán fundamentales para que esté protegido cuando salga del útero y pueda ser atacado por diversos gérmenes. Esta inmunidad temporal contra trastornos típicos de la primera infancia, se irá reforzando de forma natural, sobre todo, si optas por la lactancia materna (hasta los seis meses, luego los beneficios siguen siendo muchos pero el paso de anticuerpos es mínimo) y se ampliará con la administración de las primeras vacunas.

¿Qué me está pasando?

dar el pecho

Tus órganos se están desplazando hacia arriba, así que es normal que te encuentres más incómoda y tengas algunas molestias, como ardor de estómago, estreñimiento o cierta dificultad para respirar. Duerme del lado izquierdo con las piernas flexionadas, si te cuesta encontrar una buena postura para dormir.

Debes seguir cuidando tu piel, ya que ahora es un momento de crecimiento rápido, lo que se está traduciendo en un estiramiento continuo de la piel. El aceite de rosa mosqueta resulta uno de los mejores remedios para prevenir o atenuar las estrías que pueden surgir en el abdomen, el pecho o los muslos.

Si tienes tendencia a tener mala circulación, las probabilidades de que aparezcan edemas o varices en piernas y vulva son altas. Así que evita el sedentarismo, realiza caminatas frecuentes y mantén siempre que puedas los pies elevados unos 15 cm para mejorar el retorno venoso. También puedes meter tus pies en agua fría o tibia, nunca muy caliente. Si tomas el sol, no prolongues demasiado cualquier exposición directa. (Link: Embarazo: actividades que mejoran tu estado)

Si tu tercer trimestre coincide con el invierno es muy recomendable que te vacunes contra la gripe.

Pruebas médicas

Si hasta ahora no te han realizado la ecografía del tercer trimestre, aún estás a tiempo. La ecografía del tercer trimestre sirve para revisar la anatomía del bebé, ya que puede surgir alguna malformación en esta última etapa de maduración de los órganos del bebé, como es el corazón, los intestinos o los riñones. También se cuantifica la cantidad de líquido amniótico, se valora cómo está colocado el bebé y se toman las medidas de la cabeza, el abdomen y el fémur para realizar una estimación de su peso aproximado en esta semana y en el momento del nacimiento. De esta manera se puede prever cómo será el parto y prevenir ciertas complicaciones. Si no se observa ninguna complicación, ésta será la última ecografía del embarazo. En cambio, si el bebé está de nalgas, se repetirá una ecografía más adelante (hacia la semana 37), para ver si ha cambiado de posición. (Link: Ecografía del tercer trimestre)

De la misma forma, si aún no te han realizado la analítica del tercer trimestre, se pedirá un hemograma para descartar la anemia, una serología de toxoplasma si en la anterior analítica diste negativo, los factores de coagulación y las plaquetas, por si en el momento del parto quieres que te administren epidural.