Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



En esta semana tu bebé pesa algo más de 1 kg y puede medir hasta 37 cm.

El aspecto de tu bebé es casi el mismo que tendrá al nacer, gracias al incremento progresivo de tejido graso bajo la piel, el pelo que cubre su cabecita y los ojos que abre y cierra, parpadeando, bajo unas finas cejas y unas menudas pestañas.

Su pequeño cerebro continúa creciendo de forma rápida. Si te apetece, puedes estimularlo con música, hablándole... Tu bebé ya reconoce tu voz y seguramente la de papá o los hermanitos si habláis muy a menudo en un entorno tranquilo y sin demasiadas interferencias. Si conoce vuestra voz ahora, cuando nazca, oíros será el mejor remedio para calmarlo cuando llore. Se ha observado que hablar o cantar al bebé cuando aún está en el útero baja su frecuencia cardíaca.

¿Qué me está pasando?

Plan de parto

A partir de esta semana y hasta el día del parto es conveniente comprobar los movimientos de tu bebé dos veces al día, por la mañana y por la noche. Por la mañana suele haber menos actividad y por la noche, más. Lo esperable es que en 10 -12 minutos se mueva unas diez veces (todo vale: patadas, vueltas, golpes...). Si pasa una hora y no notas nada, toma algo con azúcar (cuidado si hay intolerancia a la glucosa) o un simple zumo, camina o acaricia tu tripa. Estírate y pronto podrás empezar a notar cómo se mueve. Si no hay manera, llama a la comadrona. Seguramente esta ausencia de movimiento no es significativa, pero es mejor que lo valore un especialista.

Aunque no seas primeriza, es recomendable que te apuntes a clases preparatorias para el parto o que tengas encuentros frecuentes con otras embarazadas y mamás. Charlar sobre la maternidad, la lactancia, el parto y el embarazo, en definitiva, informarnos sobre todo lo que rodea este momento resulta una buena manera para afrontar todo lo que tiene que venir con seguridad y optimismo. También es un buen momento para empezar a pensar en nuestro plan de parto. (link: Embarazo y plan de parto)

En esta etapa es habitual que aparezca cierta dificultad para dormir o insomnio a causa de la revolución hormonal que implica el embarazo y a causa de los movimientos fetales, cada vez más frecuentes. Evita las cenas pesadas, duerme del lado izquierdo y toma un vaso de leche o una infusión de tila o melisa antes de ir a dormir, previa consulta con tu comadrona.

También puede aparecer el síndrome de las piernas inquietas, una necesidad incontrolable de mover las piernas por el hormigueo que se siente, lo que también puede dificultar tu actividad diaria y, sobre todo, el descanso de la noche. El shiatsu, el yoga, los baños calientes, la ropa holgada, el calzado cómodo y una vida tranquila comiendo sano, son los mejores aliados para hacer frente a este trastorno tan típico en el tercer trimestre. (links: artículo Piernas inquietas en el tercer trimestre;  Embarazo: actividades que mejoran tu estado)

Pruebas médicas

Si tu Rh es negativo, se te admnistrará una inyección de la glammaglobulina anti-D para evitar que tu organismo fabrique anticuerpos contra los glóbulos rojos del bebé. De esta manera, con la isoinmunización, se estaría previniendo la anemia o la ictericia del bebé.