Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



El bebé sigue creciendo; ya puede medir hasta 22 cm y pesa unos 700 g. Sin embargo, esto es variable porque depende del ritmo propio del feto y de su sexo.

Tu bebé cada vez es más sensible a los estímulos que llegan de fuera gracias a que los órganos encargados del olfato, el tacto, el oído o el gusto están desarrollados. De manera que ya se está familiarizando con tu voz y los ruidos de tu vida cotidiana, así como con los olores y los sabores a través del líquido amniótico.

Los huesos van tomando consistencia y cada vez tienen menos apariencia de cartílagos. Es un proceso lento el de la calcificación, que se inicia en el núcleo del hueso y se expande hacia los extremos hasta varios años después del nacimiento.

¿Qué me está pasando?

Hay que recordar que cada embarazo es distinto y que los síntomas pueden variar en cada caso. No obstante, es cierto que la mayoría de embarazadas suelen pasar por los mismos síntomas a medida que avanzan los meses. También es cierto que algunas mujeres no sienten apenas ningún síntoma y otras los tienen todos. (link: Sentirse embarazada)

Lo que es seguro es que al inicio de este mes, el sexto, tu útero está unos 4 cm por encima de tu ombligo y que en la semana 27, estará a 6'5. Tu barriga ya es del todo evidente y la ropa holgada o de premamá se hace necesaria.

El ejercicio suave te mantendrá en forma y te ayudará para el día del parto. El yoga para el embarazo, el pilates o la natación son relajantes a la vez que estimulantes. (link: Embarazo: actividades que mejoran tu estado)

También es importante que sigas cuidando tu dieta. En un principio, no has de hacer nada especial, sólo tener en cuenta las recomendaciones generales para alimentarse de forma variada y equilibrada. Si eres vegana, seguramente sabrás que necesitas una suplementación de la vitamina B12 (link Dieta vegetariana durante el embarazo) y posiblemente también de hierro (link Necesidad de hierro en el embarazo).

emb2

Pruebas médicas

Hasta la semana 28 resulta un buen momento para realizar el análisis de sangre del segundo trimestre. De esta extracción de sangre se valorarán varios aspectos. Si en el primer trimestre la serología del toxoplasma fue negativa, también se solicita una de nuevo. (link Embutidos y toxoplasmosis).

Como en el segundo trimestre la anemia es frecuente, se realiza un hemograma y para descartar la diabetes gestacional, se realiza el test de O'Sullivan. Si en los resultados se comprueba que la glucosa está por encima de 140, se tendrá que hacer una siguiente prueba. (link Pruebas que determinan la diabetes durante el embarazo).

Este test se realiza en el primer trimestre entre las mujeres que presentan obesidad, que son mayores de 35 años, que en un embarazo previo sufrieron diabetes gestacional o con un hijo anterior que nació con más de 4 kg.

El test de O'Sullivan, coloquialmente "la prueba del azúcar", consiste en dos extracciones de sangre en una misma mañana. Primero te extraen sangre y determinan los niveles basales de glucosa en sangre. A continuación, tendrás que tomarte un preparado muy dulce y esperar una hora sentada sin comer ni beber nada. Pasada esta hora, te realizarán una nueva extracción de sangre para cuantificar de nuevo el nivel de glucosa. Si el valor es superior a 140 g/dl, es posible que tengas diabetes gestacional. Para confirmarlo te realizarán un test de sobrecarga oral de glucosa, "la curva de glucemia" o "la curva de las tres horas".

Embarazo analíticas 2

Antes de llevar a cabo esta segunda prueba para diagnosticar la diabetes gestacional, tendrás que hacer una dieta rica en hidratos de carbono durante los tres días previos. En este caso, es muy importante que el día de la extracción acudas en ayunas, es decir, que no hayas ingerido nada en diez horas. Normalmente, en el centro hospitalario donde se realizan este tipo de pruebas, tienen una sala acondicionada para que estés cómodamente sentada o medio estirada, por si te mareas. Ten en cuenta que va a durar tres horas y que te realizarán cuatro extracciones de sangre para valorar cómo tu organismo gestiona los niveles elevados de azúcar.

Al principio de la curva de glucemia, se realizará una primera extracción de sangre y, a continuación, beberás un jugo el doble de dulce que el del Test de O'Sullivan, de 100 gramos de glucosa. Cuando pase una hora, se repetirá la extracción, luego a las dos horas y, por último, a las tres horas. Si uno de los valores está por encima de los límites establecidos (ver la tabla) significa que eres intolerante a la glucosa, y en el tercer trimestre te repetirán la prueba. Si hay dos valores o más alterados, el diagnóstico será de diabetes gestacional. En este caso, tu embarazo pasará a ser considerado de riesgo, aunque has de saber que en muchos casos, con un control glucémico periódico, una dieta adecuada y con ejercicio diario es posible que tu propio cuerpo pueda gestionar el azúcar. La insulina sólo será necesaria en pocos casos.

Tabla:

Tiempo Valor máximo de glucosa en la sangre que podemos tolerar
Al principio, en ayunas 105 mg/dl
Al cabo de una hora 190 mg/dl
Al cabo de dos horas 165 mg/dl
Al cabo de tres horas 145 mg/dl