Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



A partir del momento de la implantación del blastocisto en la pared interna del útero, ya podemos hablar de embrión. Una vez instalado en su nido, las células que conforman el embrión se dividirán ahora en dos grupos: unas formarán la placenta y las otras, las membranas y el líquido amniótico. De momento, el embrión, que mide entre 0'4 y 1 mm, es un conjunto de células en forma de disco.

Tras este anidamiento del embrión en la pared uterina, se comenzará a liberar una hormona llamada gonadotropina humana (hCG) en el torrente sanguíneo. Precisamente, estos niveles de hCG proporcionan la base para la detección del embarazo a través de una prueba de sangre.

test-embarazo

¿Qué me está pasando?

Cada mujer es un mundo, pero muchas notan que tienen síntomas parecidos a los de la menstruación, aunque vean que ésta no llega. De este modo, en esta semana podrás sentir mayor sensibilidad en los pechos, cambios de humor, cansancio, molestias en el bajo vientre... Todo ello es debido a que cada uno de nuestro ciclos menstruales no es más que una preparación a un posible embarazo. Las náuseas no suelen ser habituales aún, pero se pueden dar, así como un sabor extraño en la boca.

Entre esta semana y la siguiente se produce el retraso de la regla. Por lo tanto, ha llegado el momento de verificar si estás en estado con un test de embarazo. A estas alturas, el embrión tiene aproximadamente dos semanas de vida, ya que la concepción se produjo dos semanas, más o menos, después de tu última menstruación. Más adelante, en la ecografía del primer trimestre, se tomarán las medidas del embrión y se podrá saber la edad gestacional del futuro bebé, es decir, el tiempo exacto que tiene.