Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Dolor no es lo mismo que sufrimiento.

El dolor es una sensación psico-fisica-social que se refleja en lo corporal y que nos da aviso para la acción. De manera que cuando no me siento bien, sé que algo tengo que cambiar. La existencia del dolor es muy importante, pues si no sintiéramos dolor, no sabríamos que algo de nuestra vida no va como nosotros queremos.

Parto Sin embargo, desde la educación judeocristiana de nuestra sociedad occidental, hemos asociado dolor a sufrimiento. No obstante, en realidad, el sufrimiento es un sentimiento invalidante de insatisfacción y su manifestación corporal supone un maltrato no aceptable, una manifestación de autoviolencia.

Responder al dolor
Para empezar, debemos tener presente que la percepción del dolor, así como su evaluación y su experimentación, dependen de la herencia cognitiva y cultural de la mujer y, por lo tanto, todo ello se haya influenciado por factores personales.

Por otra parte, sabemos que socialmente, la expresión del dolor no está bien vista. Hay que ser "buena" y estar callada, pues nuestros chillidos pueden provocar malestar a los acompañantes y observadores. Sin embargo, todos sabemos que responder al dolor resulta liberador y, además, activa la producción de endorfinas ("móleculas de la felicidad"), responsables de modular el dolor. De esta manera, el parto se convierte en un momento vital muy interesante para ser una misma y liberarse, sin estar pendiente de los demás.

Todas las mujeres deben saber que el dolor del parto es tolerable por la intermitencia entre dolor y no dolor y la consiguiente producción de endorfinas. Para ello, debemos aprovechar los momentos de no dolor para exhalar lentamente, para gemir, para vocalizar, para cantar, para movernos libres, sin inhibiciones.

En definitiva, cuando damos a luz a nuestro hijo, no debemos obsesionarnos con controlar el dolor para dejar de sentirlo. De lo que se trata es de transformarlo para afrontar el parto con nuestras propias herramientas, para que de esta manera podamos sentir cierto alivio y sentirnos centradas, coherentes, nosotras mismas, con el momento vital que estamos atravesando de una forma activa y libre.

Anabel Carabantes, comadrona, sexóloga y coach

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta