Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Tras el nacimiento del bebé, nos espera todo un mundo de situaciones inesperadas que no siempre sabemos cómo responder. Sin embargo, es necesario estar informados sobre algunos detalles generales que mejorarán la calidad de vida del bebé. En el siguiente artículo, te ofrecemos varias recomendaciones que harán más cómoda y agradable la vida de tu bebé.

cambiar al bebeEl día a día del bebé

- Es interesante que los espacios donde el bebé pase la mayor parte del tiempo estén ventilados, a una temperatura agradable y sin corrientes de aire. Si hay calefacción, es útil colocar un recipiente con agua para que el ambiente esté húmedo.

- Desde su nacimiento, el bebé necesita manifestaciones de afecto, por lo que es importante cogerle en brazos, acariciarle, hablarle o cantarle. Ningún bebé se "malea" con estas acciones.

- Es muy importante que los padres sean conscientes de que el llanto del bebé no siempre es por hambre, sino también por calor o frío, dolor, sueño, etc. Aprender el lenguaje de vuestro bebé, os llevará un tiempo.

- Confiad en vuestro propio sentido común y en vuestra capacidad para cuidar al niño, acordaros que no estáis solos, pedid ayuda a vuestros familiares o amigos, y, si es preciso a vuestra comadrona, pediatra o personas de confianza. Para cuidar a un bebé y darle cariño pueden participar muchas personas.

- No fuméis en presencia del bebé porque él también respira el humo.

- En general, no es aconsejable ofrecer el chupete a bebés alimentados al pecho, pues dificulta el inicio y disminuye la duración de la lactancia materna. Si aún así lo consideráis necesario, podéis ofrecérselo una vez instaurada la lactancia materna y en ocasiones especiales.

La higiene y el vestido del bebé

- El baño, si se desea, puede ser diario desde el primer día de vida, sin jabones ni colonias. No importa mojar el ombligo y no hay que esperar a que se caiga para bañarlo, basta con secarlo bien después del baño. La temperatura del agua depende de las costumbres de la familia, pero lo importante es observar cómo responde el bebé al contacto del agua, que le resulte agradable.

- Los genitales. Cuando le cambiéis el pañal, el agua es suficiente para limpiarlos. En las niñas, procurad limpiar de delante hacia atrás y poniendo atención a los pliegues que forman la piel. En los niños, hay que prestar atención a los pliegues de debajo del escroto y del pene.

- Vestid al bebé de manera que la ropa no le comprima y evitando que sude. Evitad, asimismo, ropas que puedan soltar pelusa o pelo. La cantidad de ropa que le pongáis es otro aspecto a negociar entre los padres.

- Cortad las uñas cuando el bebé controle sus manos, aproximadamente a los 3 meses de vida. Hasta entonces, las uñas son blandas y se caen solas; después, hay que cortar las uñas rectas y con tijeras de punta redondeada.

Prevención de accidentes

- No dejes al bebé solo en casa. Tampoco sobre una mesa o cama sin barandilla, pues podría rodar y caer al suelo. Conviene saber que el volteo lo pueden realizar a los pocos días de vida.

- Evita los objetos peligrosos para el bebé. Intenta no ponerle cadenas, cintas ni cordones al cuello. De igual modo, evita sortijas y pendientes que le puedan hacer daño. Si se usan imperdibles, que sean con cierre de seguridad.

- Si el bebé toma el sol, debe ser en las horas de menor calor, con la cabeza cubierta y utilizando una crema con filtro solar (factor total).

- A la hora de subirle al automóvil, recordad que el bebé pertenece al Grupo 0 de Seguridad Infantil (por debajo de 10 Kg). Se debe usar una silla homologada para este grupo, etiquetada con una E de color naranja, dispuesta en sentido contrario al de la marcha (mirando hacia atrás) y sujeta con el cinturón de seguridad del vehículo. No coloquéis la silla del bebé en el asiento delantero si dispone de "air bag" para el acompañante, puesto que es peligroso.

Paseos al aire libre
- Es interesante que el bebé salga de paseo a diario, pues este hábito constituye un estímulo para el desarrollo del bebé. En invierno, sacadle en horas soleadas y abrigado. En verano, preferentemente, en las horas menos calurosas y ligero de ropa.

Anabel Carabantes, comadrona, enfermera pediátrica, sexóloga y coach

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta