Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Los celos entre hermanos o la preocupación de los padres ante cómo abordar la llegada de un nuevo hermanito, así como su convivencia con el mayor son un tema habitual de consulta.
Para empezar, hay que recalcar que los celos suelen estar presentes hagamos lo que hagamos, pues es algo natural. Un bebé necesita mucha atención y el mundo del hermano mayor va a cambiar. Por lo tanto, no debemos obcecarnos en que no haya celos, sino en que el mensaje correcto llegue al hermano mayor: le queremos.

HermanoPara ello, hemos de tener en cuenta que el hermano mayor necesita que se lo digamos y, por supuesto, que lo sintamos. A veces, creemos que ellos ya lo saben y no les decimos lo que sentimos. Sin embargo, a ellos les da la vida que les expresemos nuestro amor, que les llenemos de besos, abrazos y cosquillas. Necesitan que les digamos que les queremos y, además, precisan saber que les queremos por ser ellos mismos, porque son especiales y únicos.

El hermano mayor también necesita tiempo en exclusiva con nosotros. Con "tiempo en exclusiva" me refiero a estar con él sin que el bebé esté presente. Ello significa que ni siquiera podemos llevar al más pequeño en un portabebé; mientras tanto, el bebé puede quedarse con otra persona, como el padre, los abuelos... Si no es posible pasar mucho tiempo a solas con él -sobre todo, teniendo en cuenta que el bebé necesita a su madre cerca-, basta con dedicar 10-15 minutos diarios. Es importante que procuremos mantener este tipo de encuentro todos los días para que el niño pueda anticiparlo y contar con ello. Este tiempo compartido con nuestro hijo mayor puede coincidir con algún momento de juego, de estar abrazados, de hablar, del cuento nocturno...

Implicarle en el cuidado del hermanito, si lo desea, es algo que también ayuda, así como en los quehaceres domésticos. Eso sí, siempre y cuando quiera hacerlo y lo viva como algo positivo, no como una imposición que asociará al nacimiento del hermanito. También hemos de tener presente que una de las experiencias más maravillosas que puede vivir y que ayudarán a fomentar este vínculo entre hermanos es asistir al nacimiento del hermanito, así como ir viviendo el embarazo con ilusión por su llegada.

Algo habitual en estos casos son las regresiones. Los hermanos mayores vuelven a pedir el pecho, se les escapa el pis o, si ya dormían solitos, vuelven a querer dormir con los papás... Hay que permitir estas pequeñas regresiones, son parte del proceso y no es perjudicial que vuelvan a hacer cosas que ya habían dejado atrás. En estos momentos, lo más importante es nuestro apoyo incondicional, saber que nos tienen cerca, puesto que nos necesitan más que nunca.

Laura Perales Bermejo
Psicóloga infantil. Orientación reichiana, humanista, teoría del apego.
Colegiada M-26747

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta

Laura Perales Bermejo

LauraPSoy Laura Perales Bermejo, mamá y psicóloga infantil especializada en prevención (número de colegiada M-26747).

Mi enfoque engloba la Psicología Reichiana, la Teoría del Apego y la Psicología Humanista.

Leer más...

Pregunta a Laura Perales

Pregunta