Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



El 17 de noviembre es el día internacional del niño prematuro. Desde aquí me gustaría lanzar una pequeña reflexión sobre varios aspectos:
Un niño que nace prematuro suele ir a parar a una incubadora. Una incubadora aporta calor al bebé. Un calor que, de un modo mucho más eficiente, puede aportar el cuerpo de su madre o el de otra persona, si la madre no puede proporcionárselo.

PrematuroNo hay mayor protección inmunológica para un bebé que el estar en contacto con su madre, tomando su leche y, sobre todo, evitando el estrés que le supone estar separado de ella, ya que los bebés no perciben ser un cuerpo separado de la madre hasta que tienen 6 meses. Una separación larga o continuada antes de esa edad puede provocar una escisión del yo como defensa vegetativa, que desemboque en una futura estructura psicótica. Además, podréis imaginaros que semejante nivel de estrés no ayuda demasiado al sistema inmunológico del bebé.


Una de las causas de los nacimientos prematuros es el estrés materno, factor muy presente en la sociedad en la que vivimos. Este dato nos debería hacer reflexionar para empezar a mimar a las embarazadas, pues en su vientre está el futuro de la humanidad.
Somos una especie altricial, lo cual quiere decir que ya nacemos "prematuros", a diferencia de otros animales que, justo al nacer, saben perfectamente qué deben hacer para sobrevivir. Tras el parto, un bebé está aún desarrollándose y, por lo tanto, precisa del cuidado materno. Este es el resultado de la bipedestación de la especie humana (cuando nos pusimos de pie y el canal del parto se estrechó, lo que provocó embarazos más cortos para poder parir bebés adecuados al nuevo patrón de pelvis y cadera) que nos obliga a nacer antes de acabar nuestro desarrollo. Con esto quiero decir que, tanto un niño considerado prematuro como uno que nace a término, lo que necesitan es estar junto a su madre, mantener el continuum.

En nuestra sociedad, no resulta raro que los partos prematuros sean provocados o hasta programados, por ejemplo con cesáreas a los 7 meses de embarazo para "mantener la figura" de la madre. Esos bebés no han nacido. Lo primero que venían a hacer por si mismos a este mundo les ha sido arrebatado, porque les han sacado del vientre de su madre. Así, esos bebés ya nacen con los primeros peldaños de su escalera descolocados o inexistentes, dañando así la estructura posterior.
A la vista de todos estos datos, debemos humanizar el embarazo, el parto y el cuidado de los bebés tras el nacimiento. Calor, contacto, amor, presencia. Es lo que necesitan los bebés y lo que necesita el mundo.

Laura Perales Bermejo
Psicóloga infantil. Orientación reichiana, humanista, teoría del apego.
Colegiada M-26747

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta

Laura Perales Bermejo

LauraPSoy Laura Perales Bermejo, mamá y psicóloga infantil especializada en prevención (número de colegiada M-26747).

Mi enfoque engloba la Psicología Reichiana, la Teoría del Apego y la Psicología Humanista.

Leer más...

Pregunta a Laura Perales

Pregunta