Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Es habitual escuchar que los niños deben adaptarse a la sociedad, muchas veces pasando por encima de sus necesidades, de su realidad como niños y, sobre todo, de lo que entienden en la etapa en la que se encuentran.
Les decimos que compartan sus juguetes cuando tienen menos de 3 años y es imposible que comprendan ese concepto, sólo para quedar bien delante de los demás papás del parque, dañando a nuestros hijos.

CrianzaLes decimos que besen y abracen a quien no desean por quedar bien con la familia y amigos, pese a que con eso estamos transmitiendo al niño el peligroso mensaje de que su cuerpo no es suyo y que el adulto puede disponer de él cuando lo desee, facilitando la labor del abusador.
Les ponemos normas y límites, que si bien son muy necesarios a partir de la edad en la que los comprenden (evidentemente, velando antes y después de esa edad por su seguridad y salud, como ya comenté en un artículo anterior), cuando no suelen estar enfocados al beneficio del niño, sino al del adulto y al quedar bien socialmente.

Les decimos que no salten, que no griten, que no corran, que no prueben, que no experimenten y que no se hagan notar demasiado.
Creemos que lo que importa es que el niño sepa quién manda y, sobre todo, que los demás adultos, incluso los que ni siquiera conocemos de nada, vean lo dominados que tenemos a nuestros hijos, porque si no, corremos el riesgo de que piensen que somos malos padres.

No tiene sentido. Lo que debería importarnos es lo que aprende nuestro hijo, lo que entiende en la edad en la que se encuentra, lo que le daña y lo que no. Deberíamos dejar de lado nuestras infancias heridas que nos hacen buscar la aprobación del resto de adultos, la aprobación de los demás, la necesidad de ser alabado y aceptado porque entonces no lo tuvimos. Tenemos una gran responsabilidad y no podemos recrearnos en nuestras heridas, porque eso significa que heriremos a nuestros hijos.

La sociedad está enferma. La sociedad pide imposibles al niño, les pide que no sean niños. ¿Queremos niños enfermos adaptados a una sociedad enferma? ¿o niños que se aproximen todo lo posible a la salud?

Laura Perales Bermejo
Psicóloga infantil. Orientación reichiana, humanista, teoría del apego.
Colegiada M-26747

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta

Laura Perales Bermejo

LauraPSoy Laura Perales Bermejo, mamá y psicóloga infantil especializada en prevención (número de colegiada M-26747).

Mi enfoque engloba la Psicología Reichiana, la Teoría del Apego y la Psicología Humanista.

Leer más...

Pregunta a Laura Perales

Pregunta