Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Para empezar, debemos saber que el sueño de los bebés, en general, es muy distinto al sueño de los adultos, pues no están diseñados para dormir profundamente, ya que en esta etapa de su vida tienen muchas necesidades que cubrir. Comprender esta realidad nos ayudará a ser más respetuosos y pacientes con el sueño de nuestro hijo, sobre todo, si no ha nacido a término, pues tendremos que extremar todos sus cuidados.

Prematuro El sueño de los bebés prematuros no es tan distinto al del resto de bebés; sin embargo, hay ciertas diferencias que se han de tener en cuenta:
- Los bebés prematuros duermen más horas que los bebés nacidos a término, porque apenas tienen fuerza y energía.
- Su patrón de sueño es aún inmaduro y, por lo tanto, sus fases de sueño profundo son más breves, y las fases de sueño ligero, más largas.

¿A qué se debe este patrón de sueño?
Los investigadores han descubierto que el sueño de los bebés es más ligero que el de los adultos porque se encuentran en una etapa en la que han de aprender más. Asimismo, han averiguado que, durante las fases de sueño profundo, el cerebro no funciona al mismo nivel; en cambio, en las fases de sueño ligero, el cerebro sigue trabajando.

En el caso de los bebés no nacidos a término, podemos extrapolar esta tesis. Como los bebés prematuros tienen más necesidades, es lógico que se despierten más a menudo, aunque se pasen el día durmiendo. Por otra parte, el cerebro del bebé prematuro necesita seguir trabajando para desarrollarse; por este motivo, les conviene más un sueño ligero que no un sueño profundo. De esta manera, la naturaleza parece compensar al bebé prematuro con un sueño más ligero para acelerar su crecimiento cerebral.

Esto no significa que los padres debamos dejarlo todo en manos de la naturaleza, puesto que es muy importante tener en cuenta que los bebés prematuros que no se despierten por sí solos deberán ser despertados para ser alimentados cada tres horas como mínimo. En este sentido, es básico seguir las recomendaciones del pediatra de la unidad de neonatología donde ha estado ingresado el bebé, ya que él conoce, de manera específica, cuáles son las necesidades de tu bebé en concreto.

¿Cuándo hay que alarmarse?
El bebé prematuro es impredecible, puesto que la estabilización de sus patrones de comportamiento es lenta. De manera que se ha de estar muy pendientes de ellos, incluso cuando duermen. No es raro que se pasen todo el día durmiendo, siempre y cuando tengan varios despertares, que serán aprovechados para alimentarlos. Sin embargo, debemos estar atentos a su respiración y color, sobre todo si ha sufrido en el hospital algún episodio de apnea, en cuyo caso el doctor habrá indicado qué hacer.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta