Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Por fin llegó el día. Después de semanas inacabables en el hospital, regresáis a casa con vuestro bebé prematuro. En el hospital, el pediatra os habrá explicado cómo cuidar al bebé, pero, como es normal, alguna información no la tendréis demasiado clara. En TodoMaternidad os indicamos qué cuidados son los más convenientes para vuestro bebé prematuro.

Primeras medidas

Parto en casaAlgunos hospitales facilitan lo que se conoce como la "atención domiciliaria", que consiste en que, durante los primeros días del bebé en casa con sus papás, una enfermera de neonatología se desplaza a su domicilio para ayudar con las atenciones más básicas. No obstante, esta medida no siempre es factible y es necesario saber exactamente qué debemos hacer para que nuestro bebé prematuro tenga todas sus necesidades bien cubiertas, ya que los bebés prematuros contraen más enfermedades y con mayor facilidad que los bebés nacidos a término porque son más vulnerables. De esta manera, es vital extremar las precauciones.

- Extremar las medidas higiénicas para evitar cualquier infección, ya que los bebés prematuros son más vulnerables. Hay que lavarse las manos antes de cogerlo o alimentarlo.
- Ofrecerle un ambiente cálido y agradable. Durante los primeros meses, tu bebé debe vivir muy tranquilo y no ser expuesto a ninguna situación estresante (supermercados con luces y ruidos estridentes, paseos por lugares con demasiado bullicio, visitas numerosas y ruidosas...).
- Evitar las aglomeraciones públicas o la presencia de muchos niños para reducir las posibilidades de contraer cualquier infección. Sin embargo, conviene que, si el bebé tiene hermanos, entre en contacto con ellos, ya que la relación que se establecerá entre ellos ayudará al bebé a desarrollarse mejor. Eso sí, en situación de riesgo evidente de contagio, es preferible evitar el contacto piel con piel hasta pasados los tres meses.
- El paseo diario sólo se recomienda a partir del momento en que alcance la edad que correspondería a la fecha de su posible nacimiento.
- La temperatura de las habitaciones donde permanezca debe estar entre 21 y 25 grados. También hay que evitar que sufra bruscos cambios de temperatura, ya que su sistema de termorregulación es inmaduro.
- Promover, en la medida de lo posible, la lactancia materna, pues es la herramienta más eficaz para protegerse de las infecciones.
- Mantener el contacto físico también es una de las maneras de proteger a tu bebé prematuro. En el hospital es posible que hayas practicado el método canguro; mantenlo todo el tiempo posible. Este contacto piel con piel beneficiará el desarrollo de tu bebé y la crianza con apego.
- Si le gusta, hazle masajes muy suaves tras el baño. Éste deberá realizarse una o dos veces a la semana.
-Seguir el calendario de vacunas para prevenir el contagio de determinadas enfermedades. Asimismo, por su condición de prematuro y el desarrollo inmaduro de sus pulmones, el médico os habrá recomendado la administración de gammaglobulina para evitar la infección por virus respiratorio sincitial, es decir, la bronquiolitis.
- Evitar ambientes cargados de humo y promover los espacios de aire limpio y saneado. Las vías respiratorias de los bebés prematuros son más estrechas que las de los bebés nacidos a término, por lo que se irritan con mayor facilidad. Es evidente que en casa no debe fumar nadie, en ninguna dependencia, puesto que los restos del tabaco aumentan considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias. Además, habrá que mantener el aire de la casa puro y limpio, libre de polvo y correctamente ventilada.
- Hasta pasado el primer cumpleaños de tu bebé, está desaconsejada su entrada en cualquier tipo de escuela infantil, sobre todo si ha sido muy prematuro o si ha sufrido complicaciones respiratorias. El riesgo de contagio cuando un bebé, o un niño, se incorpora a una guardería es más alto que si se queda en casa.

En realidad, como podemos ver, los cuidados que precisa un prematuro son muy semejantes a los de un bebé nacido a término, por lo que no hay que alarmarse y preocuparse en exceso. Sin embargo, hay que extremar ciertos cuidados.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta