Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



En 2008 apareció un estudio en Inglaterra que lanzaba la siguiente hipótesis: el cochecito de paseo supone un empobrecimiento emocional y, a la vez, neurológico en el bebé, lo que repercute negativamente en el desarrollo del lenguaje. Además, confirman que mirar al mundo exterior sin la mirada de los papás puede resultar estresante, ya que, precisamente, esa mirada desempeña un papel clave para ayudar al bebé a desarrollar su propia manera de ver y a aprender qué significado ha de atribuir a cada una de las piezas de su entorno. Los bebés deben contar con el gesto y la expresión facial de sus padres para aprender qué es seguro, qué supone un peligro...

Porteo mochilaSi pensamos seriamente en estas ideas, veremos que, sin duda alguna, el bebé que va todo el día en cochecito orientado hacia el mundo exterior hasta dos horas al día, sin el apoyo de la mirada de papá o mamá, pierde la posibilidad de interactuar con sus cuidadores, algo fundamental para el apego del bebé.

Por ello, no es extraño que muchos padres opten por el porteo, ya que, entre la multitud de ventajas que ofrece, está la seguridad y la calma que proporciona el contacto físico entre el padre o la madre y su bebé.

El porteo consiste en llevar a los bebés pegados al cuerpo, práctica aún viva en otras sociedades, pero que en Occidente se estaba perdiendo. En muchas comunidades, lo natural es que el bebé esté siempre en contacto con la madre, como sucede en las zonas menos modernizadas de Méjico con el "rebozo" o el "amauti" de los inuit de Alaska. Hoy en día, como consecuencia de una mayor sensibilización de los padres y de la sociedad en general, se apuesta por el porteo, una manera de proporcionar seguridad y apego al bebé y una alternativa al cochecito, en muchas ocasiones.

En la actualidad existe un gran abanico de modelos de mochilitas, fulars y bandoleras, algunos ideales para las distancias cortas o para realizar en casa las tareas de la casa y otros muy útiles para caminatas.

Tipos de portabebés

-Canguro frontal: muy útil para los primeros meses del bebé, pues la rigidez del reposacabezas garantiza una postura correcta para su cabecita. De todos modos, hay que sujetarle la espalda al bebé hasta que se mantega él solito erguido.

-Mochila a la espalda: a partir de los siete u ocho meses del bebé puede ir a la espalda de los papás, de esta manera se previenen problemas de espalda en los padres. Algunos modelos incorporan toldo y otros llevan ruedas para ser empleados puntualmente como sillita de paseo.

-Fular portabebé: se trata de un trozo de tela ideado para envolver al bebé y ser colocado alrededor del cuerpo de la madre o del padre. Es ideal porque se adapta a los cambios del bebé, tanto de tamaño como de desarrollo, y, cuando el bebé pesa mucho, lo podemos situar en la cadera para facilitar el porteo del bebé. En los primeros meses se coloca al bebé como si estuviese en una cuna, mirando al pecho de mamá, lo que, además, favorecerá que la madre le pueda dar el pecho discretamente.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta