Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



El porteo está de moda. Casi todos los padres alternan el uso del cochecito con algún tipo de portabebé. No obstante, existe una gran desinformación sobre cómo debemos colocar a nuestros bebés. Veamos, a continuación, qué debemos hacer para que el porteo sea un éxito.

Porteo bandoleraAntes de nada, hay que tener claros los motivos principales por los cuales un bebé debe ir mirando hacia nosotros:

- Si colocamos al bebé hacia nosotros, respetamos el desarrollo de la cadera del bebé (primeros meses en forma de C y hacia los catorce meses, más recta) ya que le permite mantener la postura natural de la espalda. Ello es especialmente importante para prevenir la displasia congénita de cadera.
- Cuando el bebé es muy pequeño, el movimiento constante hace madurar correctamente las estructuras aún cartilaginosas de su cadera.

¿Qué ocurre si colocamos al bebé hacia afuera?

Es importante, tener en cuenta que el bebé debe ir mirando hacia nosotros, ya que, si lo ponemos de cara al exterior, estaremos entorpeciendo el desarrollo natural del bebé. Mirando afuera, las piernas del bebé se ven obligadas a colgar hacia abajo, forzando las articulaciones de la cadera a mantener las piernas estiradas. Esta postura es especialmente negativa durante los primeros cuatro meses del bebé. De esta manera, el bebé se ve obligado a ir demasiado erguido, haciendo que el peso acabe recayendo sobre la entrepierna, lo que puede terminar repercutiendo en los testículos si el bebé es un varón. Además, la combinación de la mala postura del torso y las piernas colgando acaba forzando la curvatura de la espalda del bebé.

Aparte de estas medidas anatómicas, hay que ser conscientes de que si colocamos al bebé mirando al exterior lo estamos privando de la seguridad que todos nuestros gestos y miradas le transmiten en cualquier situación. Los bebés que pueden mirar a sus padres para saber cómo interpretar lo que sucede en su entorno, ganan mayor seguridad en sí mismos y, a su vez, pueden evitar la sobreestimulación de nuestra sociedad actual.

¿Qué hacer cuando el bebé pide mirar a su alrededor?

Cuando el bebé crece y pide mirar lo que sucede en su entorno, lo podemos cambiar de postura, cargándolo a la cadera. El problema es que esta postura puede resultar más pesada al adulto, de manera que la mejor opción puede ser cargarlo a la espalda. De esta manera, el bebé podrá curiosear por encima de los hombros del porteador, sin miedo a perjudicar el desarrollo de su estructura lumbar. Esta medida también es respetuosa con la postura natural del bebé, ya que la posición de las piernas equivale a la orientación frontal y hacia el cuerpo de los papás, lo cual beneficia el apego del bebé.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta