Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Aunque los dientes de leche acabarán cayendo, se ha de enseñar a los niños a tener un correcto cuidado de sus dientes, ya que resulta fundamental para que establezcan una buena base para su salud bucodental futura.
Por ello, animamos a los padres a iniciar esta tarea desde la más tierna infancia a partir de estas recomendaciones:

Dientes higiene- No dejar que el bebé pase toda la noche con el biberón en la boca, puesto que ello puede producir caries.

- No mojar el chupete en azúcar o miel como una costumbre, puesto que el bebé puede desarrollar caries. Además, si lo hacemos frecuentemente, le estamos creando al bebé un hábito incorrecto, porque el sabor dulce genera adicción y ello, además de problemas dentales, puede acabar afectando al resto de su salud.

- Tras las comidas, arrastrar los restos de alimentos que hayan quedado en las encías, en el paladar o entre los dientes con una gasa húmeda.

- Hacia el primer cumpleaños, podemos regalarles su primer cepillo. Es importante que sea suave y que, al emplearlo, lo mojemos un poco con agua. Con todo, no hemos de utilizar aún la pasta de dientes.

- Existen muchos tipos de pasta dentífrica para niños a partir de dos años. Es importante enseñarles a utilizar la cantidad justa -una gotita-, así como a escupirla para no tragársela.

- Alrededor del año y medio, algunos bebés se interesan por el cepillado de los dientes. Es bueno animarles a que nos imiten, y que vean este momento como algo divertido.

- Deben acostumbrarse a cepillar no sólo los dientes, sino también la lengua, el paladar y las encías.

- Cuando el cepillo de dientes del bebé tiene las cerdas muy gastadas y abiertas, es el momento de sustituirlo por otro. A veces pensamos que lo más importante es el uso de una buena pasta dentífrica, cuando, en realidad, el buen estado del cepillo y una buena técnica de cepillado son la clave.

- Si el momento dedicado a la limpieza de los dientes no le agrada al bebé, podría estar bien revisar al detalle cómo se realiza esta rutina. Si el bebé debe cepillarse los dientes justo antes de hacer la siesta o de irse a dormir por la noche, es posible que se encuentre demasiado cansado y responda con rabietas porque necesita dormir. En tal caso, sería mejor cepillar los dientes del bebé inmediatamente tras comer.

- No acostumbrar al bebé a los alimentos dulces o procesados. Cuando son pequeños es raro que pidan comer chucherías o caramelos, a no ser que lo vean en algún hermanito. En este caso, habría que intentar revisar nuestros hábitos de alimentación.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta