Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Algunos médicos niegan tajantemente que la dentición sea dolorosa; mientras que otros, en cambio, consideran que la aparición de los dientes en el bebé conlleva ciertas molestias. Lo que está claro es que, con la dentición, el bebé puede estar más irritable que de costumbre y, al tener las encías más vulnerables, los bebés pueden verse más débiles ante la agresión de gérmenes y virus. De esta manera, es posible que el bebé sufra un episodio de diarrea, otitis o un resfriado mientras le sale un diente, pero ello no será a causa de la dentición, sino a causa de la mayor vulnerabilidad del bebé ante las infecciones.

Bebe vistaTeniendo este punto de partida claro, las molestias que acarrea la aparición de un nuevo diente en el bebé pueden ser:

- Irritabilidad del bebé. Muchos bebés están molestos cuando les tiene que aparecer un diente y lo manifiestan llorando o, incluso, intentando morder cualquier cosa que se le pase por delante. Que el bebé se ponga todo en la boca, conlleva un inevitable riesgo de que contraiga alguna de las pequeñas infecciones que hemos citado.

- Problemas para comer. A veces, bebés que ya comen trocitos de comida pueden negarse a seguir comiendo así cuando les ronda algún diente. En estos casos, es útil triturar los alimentos preferidos del bebé y hacer purés más líquidos para que siga comiendo y la hora de comer no se vuelva una batalla. Es lógico que los padres se preocupen ante este cambio, pero es algo normal y es del todo desaconsejable obligar al bebé a comer. Sólo si el bebé come realmente muy poco habrá que comentárselo al pediatra, ya que la fuente del problema probablemente será otra. En caso de que el bebé sea lactante, con la leche materna estará suficientemente bien alimentado. No debemos preocuparnos, ya que, con total seguridad, cuando el bebé esté mejor, volverá a comer como antes y recuperará el peso que haya podido perder.

- Trastornos del sueño. Algunos bebés padecen trastornos del sueño a causa de las molestias que supone tener las encías hinchadas. En estos casos, hay que adaptarse a los despertares del bebé y tener una buena dosis de paciencia. Se desaconseja recurrir a fármacos para que el bebé duerma, pues se trata de una situación puntual y natural con la que se puede aprender a vivir.

- Inflamación y enrojecimiento de la encía. Suele ser el síntoma más habitual y el que mayor molestia produce en el bebé.

- Exceso de salivación. Que el bebé babee más de la cuenta sin más, no tiene por qué ser un síntoma, pero en compañía de otros, como encías inflamadas, fiebre, irritabilidad... sí puede considerarse como tal.

- Fiebre. Cuando el organismo del bebé se prepara para la salida de un nuevo diente, puede subir la temperatura unas décimas, pero, al igual que el exceso de salivación, de forma aislada, no tiene por qué ser un síntoma de dentición. Cuando es alta, probablemente el motivo sea otro, así que habría que consultar al pediatra.

¿Como aliviar las molestias de la dentición?

Cuando las molestias duran muchos días, los pediatras recomiendan administrar algún antiinflamatorio, e incluso, masajear las encías inflamadas del bebé con una gasita impregnada con unas gotas del mismo. Si creemos que esta opción aliviará al bebé, lo mejor es consultarlo con el pediatra.

En ocasiones, los padres recurren a diversos productos de la farmacia homeopáticos o, incluso, al collar de ámbar. Se trata de un collar para colocar al cuello del bebé y no para que el bebé lo muerda, por lo que habrá que tomar las precauciones necesarias para que el bebé no corra peligro mientras lo lleve.

De todos modos, lo que más alivia las encías enrojecidas del bebé es un mordedor refrigerado o alguna bebida o alimento frío, como una manzana o una zanahoria, si el bebé está acostumbrado a masticar. También sirve cualquier objeto o juguete que el bebé pueda morder sin riesgo de atragantamiento o asfixia.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta