Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Los primeros dientes del bebé son los llamados dientes de leche, que empiezan a salir alrededor del quinto mes de vida del bebé, aunque en algunos casos empiece más tarde o más temprano. Hacia los dos años y medio terminan de aparecer los dientes de leche y la dentición primaria del niño habrá finalizado con un total de 20 piezas (8 incisivos, 4 caninos y 8 premolares). En comparación con los dientes definitivos, los dientes de leche son más pequeños, menos puntiagudos, con la superficie más lisa y de un blanco más brillante.

DientesOrden de aparición de los dientes de leche en el primer año:

- Entre los 5 y 8 meses: incisivos medios inferiores.
- Entre los 8 y los 10 meses: incisivos medios superiores.
- Entre los 10 y los 11 meses: incisivos laterales superiores.
- Entre los 11 y los 12 meses: incisivos laterales inferiores.

Esta tabla es orientativa. Las variaciones son normales e, incluso, puede ocurrir que a un bebé le aparezcan primero los incisivos superiores que los inferiores. En la mayoría de bebés, los primeros dientes en aparecer son los incisivos medios inferiores, pero también puede darse el caso de bebés cuyos primeros dientes hayan sido los incisivos laterales superiores. En general, la aparición de los dientes de leche se produce de forma simétrica, aunque el intervalo entre la aparición de dos dientes simétricos puede ser muy largo, hasta de 5 ó 6 meses.

No existe ninguna relación entre la evolución general del bebé a nivel psicomotriz e intelectual y el despunte tardío de los primeros dientes de leche. La creencia de que la dentición tardía responde a una falta de calcio o a un retraso del crecimiento es falsa. No obstante, si al bebé le tardan en aparecer los dientes demasiado tiempo, la causa podría ser el raquitismo o alteraciones nutricionales; sin embargo, este es un caso muy raro en nuestra sociedad actual.

Algunos padres creen que el exceso de salivación del bebé hacia los dos meses tiene que ver con la dentición y piensan que el bebé se está preparando para su primer diente. Sin embargo, esto no es así, ya que la abundante saliva, en realidad, se debe al continuo movimiento de la lengua del bebé, con la consiguiente expulsión de la saliva que no es tragada por el bebé.

Estos dientes de leche se empezarán a caer alrededor de los cinco años: el incisivo secundario erosiona la raíz del primario (el diente de leche) y lo empuja hasta hacerlo caer. El despunte del diente secundario suele producirse de inmediato, pero a veces pasan varios meses hasta que aparece el incisivo nuevo que sustituye al diente de leche. Es importante dejar que la sustitución de un diente por otro siga su ritmo y no forzar a que se caiga el diente de leche, con riesgo de dañar la encía o al mismo diente definitivo. Sin embargo, si el diente está muy suelto y molesta al niño para comer o hablar, sí se puede quitar.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta