Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Algunos médicos desaconsejan el colecho por parecerles una práctica que no educa al bebé a aprender unos buenos hábitos de sueño. Pero, realmente, lo de aprender a dormir es algo que se han inventado porque dormir, al igual que comer o respirar, es algo innato en el ser humano.

bebeSí se puede aprender, en cambio, a modificar estas conductas innatas imponiendo distintos rituales, ya que es algo que viene dado por la cultura que nos rodea. En nuestra sociedad, antes de ir a la cama, nos solemos cepillar los dientes, nos aseamos si es necesario, nos ponemos el pijama y leemos. En cambio, en las sociedades no occidentalizadas -podemos pensar en comunidades que viven en contacto con la naturaleza, como algunas tribus- no hay bañito, ni cuento y, sin embargo, el bebé también puede dormir plácidamente.

Eso significa que la condición para que haya un buen sueño viene dada por la seguridad que da el contacto con los papás y que cualquier rutina o hábito asociado al sueño puede reforzar esta seguridad, pero no sustituirla. En la especie humana -al margen de la cultura- lo normal es dormir con los progenitores, para que los despertares nocturnos, algo también natural en el ser humano, sean atendidos al momento. De esta manera, los despertares nocturnos no pueden verse como una alteración del sueño, ni siquiera como un mal hábito, pues simplemente se producen porque venimos preparados genéticamente para comportarnos así, para estar alerta mientras dormimos.

En cuanto al sueño del bebé, el papel de los padres tiene que ser el mismo que el de cualquier otra área del aprendizaje, el de apoyar a sus bebés para que éstos aprendan y se desarrollen en cualquier entorno posible. Hay que acompañar al bebé en sus primeros pasos, ofrecerles alimentos nuevos, sorprenderlos con palabras y caricias diferentes... De la misma manera ocurre con el sueño, y los padres también han de ofrecer su apoyo para dormir, puesto que es un ámbito, como el de caminar, comer o hablar, en que el bebé necesita seguridad, confianza y compañía.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta