Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Muchos padres optan por el colecho porque les parece de lo más natural mantener al bebé cerca de ellos para satisfacer todas sus necesidades. Otros, simplemente, toman esta decisión porque es lo más práctico: si mantienen al bebé en la cama, no hay que levantarse cada vez que llore para amamantarlo o consolarlo.

Colecho 4Sin embargo, algunos padres practican el colecho como último recurso: han probado todos los métodos para dormir a sus bebés solos en su cunita pero ninguno ha funcionado, ya que el bebé se empeña en llorar si no está durmiendo con sus padres. Esto no quiere decir que los padres hayan sucumbido ante las peticiones de su hijo, sino que han visto que es la mejor alternativa para que toda la familia pueda dormir tranquila. Este hecho nos revela que el colecho no produce insomnio u otros trastornos de sueño como algunos médicos sugieren, sino todo lo contrario. Si el bebé es capaz de dormir con sus padres, el bebé no sufre ninguna alteración, simplemente está haciendo lo más natural en nuestra especie: dormir en compañía.

En Estados Unidos, donde el colecho no está aceptado culturalmente por la mayoría, es frecuente que los padres acudan al pediatra por creer que sus hijos sufren trastornos de sueño, cuando lo que ocurre es que simplemente los niños demandan un mayor contacto físico. En Japón, donde el colecho es normal, cultural y se practica hasta que el bebé cumple los 5 años, en general, los padres no perciben que existan problemas con el sueño de sus hijos.

En España, ha ocurrido algo parecido que en EUA, es decir, se ha extendido la falsa creencia de que los bebés pueden dormir del tirón y solitos a partir del medio año de vida. Ésta es la causa por la que muchos padres creen que sus bebés sufren trastornos de sueño porque se despiertan tres veces durante la noche o porque entran en la cama, por ejemplo, a las 10 y no se duermen hasta las 12. La solución a estos pequeños problemas domésticos es sencilla: más contacto físico entre el bebé y sus papás. El colecho puede ser una solución al problema porque evitará el llanto o las pataletas, pero no asegura que el bebé deje de despertarse para mamar o para cerciorarse de que sus papás están cerca de él.

Evidentemente, hay niños con problemas de sueño, pero no con la facilidad que nos han hecho pensar, pues lo natural y normal en los bebés es que se despierten frecuentemente por las noches para alimentarse y para notar la presencia de sus padres, algo que, sin duda, es una huella de nuestros antepasados, o sea, una conducta de supervivencia.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta