Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Tras el parto, muchas madres experimentan una euforia inicial que, de repente, se puede transformar en tristeza, irritabilidad, apatía, agobio, ansiedad y frustración.
Esta alteración del ánimo, llamada en inglés "baby blues", está provocada por varios factores...

Estos factores pueden ser:
- El descenso en picado del nivel de las hormonas.
- El agotamiento tras el trabajo del parto y los días de recuperación, sobre todo si el parto ha sido duro y la estancia en el hospital poco satisfactoria.
- Posibles complicaciones con la lactancia materna.
- La baja autoestima a causa del aspecto físico tras el parto y la imposibilidad de cuidarse como antes, para atender al bebé.
- La nueva vida de la mujer que debe adaptarse a su nuevo rol de madre.

Emociones pospartoNormalmente, este estado emocional, conocido popularmente como "depresión posparto", suele remitir a las dos semanas del parto, aunque es posible que, en los primeros meses, se sufran altibajos emocionales a causa de los cambios que la llegada del bebé ha motivado. No hay que preocuparse ante los sentimientos contradictorios y los cambios de humor, pues son naturales. Lo único que es importante es que la madre reciba todo el apoyo y ayuda por parte de su pareja y familiares y, si es preciso, que consulte con un especialista cuando los problemas, por ejemplo, están relacionados con la lactancia.

Si no ocurre así, y afloran síntomas más fuertes (pérdida de apetito, falta de ganas de vivir, descenso de peso, escaso interés por el bebé...) hay que acudir a un profesional para iniciar un tratamiento especializado. En este caso, sí estaríamos ante una verdadera depresión posparto. Mientras se recibe el tratamiento, es importante que la madre y el bebé estén siempre acompañados y bien atendidos.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta