Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Tal vez tengamos mucha gente a nuestro alrededor o tal vez no. Quizás tengamos pareja o quizás no. Puede que tengamos hermanas, primas y amigas o puede que no. Pero, sea como sea, cuando nos encontramos con nuestro bebé, el primero, el segundo, el tercero... ¡qué más da!, de repente nos damos cuenta de que estamos solas con nuestras decisiones. Solas con lo poco que sabemos de bebés, niños y niñas, solas con lo que intuimos, con lo que nos contaron, con lo que nos parece cierto y lo que nos parece mentira. Solas con lo que nos aconseja nuestra madre, que poco o nada tiene que ver con lo que nos explica nuestra suegra, que apenas se acerca a lo que recomiendan pediatras, enfermeros, pedagogos con título o de los de salón. La lactancia, cómo y dónde duerme el bebé, cogerle en brazos, cómo llevarle... todo es un posible debate en el que nosotras, las madres, debemos callar, escuchar y aprender.

Emociones posparto

Y es que, al convertirnos en madres, nos damos cuenta de todo aquello que desconocemos. De todo aquello que deberíamos saber y no tenemos forma de aprender y que haremos sobre la marcha, sin mucha información, o sin ninguna, tirando de ideas preconcebidas o de opiniones ajenas. Nuestra voz, nuestro instinto, está dormido. Porque casi ninguna madre cuenta a otras madres que está sola y perdida, que nos equivocamos cien veces cada día y que nos arrepentimos ciento una... casi todas nos ponemos una máscara de normalidad y decimos "todo va bien". Y entonces, al hecho de estar perdidas y sin saber qué hacer, se suma el hecho de sentirnos raras, si a todas les "va bien" a mí me pasa algo, pero también callamos. Una especie de pacto secreto que nos hace guardar silencio y no contar los sinsabores, altibajos, decepciones, encontronazos que también tiene el ser madre y que no eliminan lo bueno, pero existen.
Por eso, las mujeres y madres tenemos que re-organizarnos y volver a conectarnos unas con otras sin máscaras ni medias verdades. Volver a sentarnos juntas, mirarnos a los ojos y compartir espacios y tiempos. Lentamente y sin prisas, espacios y tiempos tan puérperos como nosotras mismas, donde no haya que ser otra ni hacer caso a consejos, sólo un lugar para desnudarse, callarse, mostrarse y sólo ser nosotras y nuestros bebés. Grupos de apoyo a la lactancia, a la crianza, redes de mujeres... los llamemos como los llamemos, son hoy más necesarios que nunca, porque nos devuelven, como un eco, nuestras propias preguntas con sus respuestas.

Nuria Otero Tomera

Comentarios  

+1 #1 yeizmin mtz 07-06-2015 13:12
Yo estoy solaa mi esposo no me apoya en nada me siento tan maal no se que hacer mi bebe apenas tiene un mes,quisiera separarme de el, pero nose como hacerle si no tengo trabajo. Y ademas me amenasa si me voy :sad:

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta