Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Últimamente, una de las dudas que suscitan mayor interés entre las mujeres que buscan quedarse embarazadas o que ya lo están es la toxoplasmosis y la alimentación. Desde hace años, se recomienda a las embarazadas que eviten los embutidos para no contraer toxoplasmosis. Sin embargo, recientemente, ha habido una corriente en las redes sociales que afirma que el salazón de los embutidos destruye la toxoplasmosis.
Pero, ¿qué hay de cierto en esta afirmación? De momento, lo mejor es seguir las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, cuyos miembros aconsejan que los embutidos presentan un riesgo para las mujeres embarazadas y no deberían consumirlos.

Embutido¿Qué es la toxoplasmosis?

Es una infección provocada por un parásito llamado Toxoplasma gondii. Este parásito lo podemos encontrar en animales en forma de quistes en sus tejidos o en sus intestinos, así como en sus heces, que pueden llegar a sobrevivir en el suelo hasta un año. La infección que produce este parásito se llama toxoplasmosis y puede tener consecuencias fatales para las mujeres embarazadas.


¿Cómo se produce la contaminación?

La infección se produce al ingerir carnes poco cocidas o a través del contacto con animales, sobre todo, si son gatos.


¿Qué síntomas produce?

Muchas de las infecciones son asintomáticas, es decir, no producen síntomas, o si aparecen, éstos son parecidos a los de una gripe, con fiebre, cansancio y malestar.

¿Quién tiene riesgo de sufrirla?

El problema surge cuando una mujer, poco antes de quedarse embarazada o durante el embarazo, se infecta de toxoplasmosis, ya que esta infección puede causar abortos o malformaciones congénitas graves, que afectarían, sobre todo, el cerebro y la vista del bebé.

De forma habitual, se realizan pruebas a las embarazadas para detectar si, en el pasado, sufrieron una toxoplasmosis, de esta manera habrán desarrollado anticuerpos y no les afectará una nueva infección. Si el análisis de sangre revela que la embarazada no tiene anticuerpos, ésta deberá tomar ciertas precauciones para no infectarse a lo largo del embarazo. Si en análisis posteriores, los anticuerpos se positivizan, querrá decir que hemos contraído la enfermedad en algún momento del embarazo. Es este caso, nuestro ginecólogo nos someterá a un tratamiento para que nuestro bebé sea menos vulnerable ante una posible infección.

¿Qué medidas debemos tomar?

Si el resultado de la prueba es negativo (es decir, si la embarazada no tiene anticuerpos), se debe evitar tener contacto con las heces de los gatos y con el agua que pueda estar contaminada por estas heces. Si estamos en contacto con gatos, debemos lavarnos las manos después de tocarlos o de tocar cualquier objeto que haya estado en contacto con el gato. También debemos utilizar guantes para hacer labores de jardinería u horticultura o, simplemente, cuando toquemos cualquier porción de tierra.

En cuanto a la alimentación, se debe evitar el consumo de carne cruda o poco cocinada, como carpaccios, tartares, etc.
Y también se debe evitar la ingesta de embutidos crudos curados (como el jamón serrano y el chorizo), aunque en algunos medios se afirme que la salazón puede destruir los quistes, ya que, por ahora, esta teoría no se ha podido demostrar científicamente. Lo que sí se sabe, es que los tratamientos térmicos destruyen estos parásitos. De esta manera, será preciso cocinar bien la carne o la congelación a -20ºC durante, al menos, 10 días.
Si somos muy aficionadas a los embutidos, podemos optar por los más seguros y libres de toxoplasma como son el jamón de york, el pavo, la mortadela o el chóped, ya que han sido previamente cocidos.

No debemos olvidar que las verduras y las hortalizas también pueden estar contaminadas. Para evitar la infección, se deben lavar bien, bajo el grifo con abundante agua y retirando toda la tierra. Además, la higiene es fundamental: los utensilios y la superficie donde trabajamos deben limpiarse a conciencia para que todo quede bien desinfectado.

Es cierto que las probabilidades de contraer la toxoplasmosis son bajas. No obstante, si atendemos a las graves consecuencias que pueden afectar a nuestro bebé, será mejor no hacer caso de las opiniones de conocidos y de foros y seguir los consejos de los profesionales de la salud.

Sílvia Fernández Barrés
Dietista-Nutricionista

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta

Sílvia Fernández

silviafueroSoy Sílvia Fernández Barrés, diplomada en Nutrición Humana y Dietética (colegiada por el CoDiNuCat) y Máster en Envejecimiento y Salud.
Leer más...

Pregunta a Sílvia Fernandez

Pregunta