Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Es importante para tu salud recuperar el tono de tu suelo pélvico tras el parto pues, como verás, revertirá en tu calidad de vida. A continuación, te explicamos qué puedes hacer tú misma para ponerlo en forma, una vez haya nacido tu bebé.

PospartoPrimer nivel de tonificación del suelo pélvico

Nada más terminar el parto y cuando tú lo desees, piensa en tu esfínter del ano, ciérralo y ábrelo con suavidad. En este primer nivel de tonificación del suelo pélvico, estás activando los músculos superficiales del periné, los que cierran el ano, la entrada de la vagina y la uretra. Se trata de un movimiento corto y poco intenso, pero importante para iniciar la recuperación del tono.
Puedes realizar este ejercicio siempre que te acuerdes. También puedes asociarlo cuando estés con tu bebé en brazos: mientras lo abrazas, a ti te das un masaje suave y relajante cerrando y abriendo tu esfínter anal.

Con estos ejercicios estás contribuyendo a cerrar la uretra para que no tengas pérdidas de orina. Además, volverás a sentir tu vagina y a sentirla cerrada, proceso que, en menos de un mes, estará completado. Sobre todo son muy recomendables si tienes puntos en el periné, pues mejoran la cicatrización.

Segundo nivel de tonificación del suelo pélvico

Tras tonificar el primer nivel de tu suelo pélvico, hay que seguir con el segundo nivel. Elige una actividad cotidiana para trabajar este segundo nivel de tu suelo pélvico y sé perseverante asociándolo siempre a la misma actividad. Cuando hayas descubierto sus beneficios tu cerebro ya lo habrá automatizado y lo realizarás sin pensarlo. Te recomendamos algunos momentos de tu día a día para tonificar este segundo nivel.

En los primeros paseos tras el parto, puedes sentir como si el cuerpo te flaqueara, te faltará fuerza y como si tu espalda se plegara. En estas circunstancias, tanto si vas sola, como si llevas al bebé encima o en carrito, eleva tu ano como si quisieras contener las ganas de ir al WC y, a continuación, lo bajas. Notarás que los glúteos se suben también. Estás trabajando el elevador del ano o suelo pélvico. Es un músculo potente pero corto en el recorrido, de apenas 6 cm hacia arriba. Te sentirás como si una mano te ayudara a caminar y la espalda se estirara.

También puedes recurrir a este movimiento cuando tengas que subir para coger un peso, por ejemplo, a tu hijo. En estos casos, eleva tu ano, mantenlo y coge a tu bebé, notarás que pesa menos.
Cuando vayas a toser, recuerda elevar el ano antes y durante. De esta manera, te sentirás más sujeta e impedirás pérdidas de orina.

Tercer nivel de tonificación del suelo pélvico

Pasado un año tras el parto, más o menos, el elevador ya estará bien tonificado. Es el momento adecuado para activar el tercer nivel del suelo pélvico, para ponerlo en marcha en su totalidad.
Eleva el ano como ya habrás aprendido, mantenlo y acerca el pubis hacia tu espalda, como si te estuvieras subiendo una cremallera larga del pantalón. Sentirás como si se contrajeran los abdominales, el vientre se pondrá plano y todo tu cuerpo estará más firme. Es básico que no te olvides de relajar, pues es tan importante como contraer.
Para trabajar este nivel de tu suelo pélvico, puedes aprovechar cualquier momento en el que tengas que mantener el equilibrio o saltar. Sobre todo es efectivo al realizarlo mientras haces abdominales. En reposo relajas todo tu cuerpo: el pubis vuelve a su sitio, el elevador desciende y el esfínter del ano se relaja.

Beneficios de tonificar el suelo pélvico:

  • Activarás tu genitalidad (el clítoris está envuelto por los músculos superficiales del periné).
  • Elastificarás las cicatrices que pudieras tener en tu periné.
  • Colocarás tus glúteos (con el elevador del ano).
  • Eliminarás la "barriga" (con el movimiento del pubis).
  • Subirás tu útero, vejiga y recto, corregiendo y evitando que se descuelguen (prolapsos).
  • Sacarás rendimiento a tus actividades deportivas.
  • Solucionarás o evitarás las incontinencias o pérdidas de orina, gases y/o heces.
  • Estirarás tu espalda.
  • Volverás a tener cintura.
  • Te sentirás mejor contigo misma.

Anabel Carabantes, comadrona, enfermera pediátrica, sexóloga y coach

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta