Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



En torno al embarazo, la tradición popular ha creado multitud de mitos que muchas veces no tienen ningún fundamento científico.

No obstante, no deberíamos tomarnos en broma el refrán que reza "por cada hijo, un diente", pues si tendemos a tener problemas dentales, lo más probable es que, en el periodo de gestación, éstos se vean agravados, ocasionando en muchos casos grandes molestias bucales.

La inflamación y el sangrado de las encías es una de las afecciones más frecuentes entre las embarazadas. Embarazo encias
Se trata de un fenómeno causado por el aumento de flujo sanguíneo y las modificaciones que sufre el pH de la saliva, lo que, además, favorece la proliferación de las bacterias que causan las caries.


Pese a parecer un problema poco importante, ya que no suele causar dolor intenso, es preciso tomar ciertas medidas preventivas, puesto que un frecuente sangrado de las encías puede acabar dañando los tejidos que soportan los dientes, con el riesgo de poder llegar a perder alguno de ellos.


En cualquier caso, las mujeres que previamente ya presentaban algún tipo de problema dental, deberían prestar especial atención a unas sencillas pautas de higiene para evitar agudizar esta molestia:

  • Mantener una correcta higiene bucodental.
  • Realizar una dieta sana.
  • Limpiar los dientes tras cada comida con un cepillo suave y, si es necesario, emplear hilo dental.

Aun siendo su higiene bucal especialmente cuidadosa, puede ocurrir que durante el embarazo se desarrollen ciertas dolencias como:

  • Gingivitis, es decir, encías enrojecidas o inflamadas.
  • Sangrado al comer, al cepillarse los dientes o durante las horas de sueño.
  • Formación de abscesos sobre la encía, entre las raíces de dos dientes.
  • Deterioro del hueso, que puede afectar a alguno de los dientes y hacer que se muevan.

Durante el periodo de gestación, la futura mamá debería acudir periódicamente a su dentista con el fin de evitar que alguna de las afecciones aludidas se agrave.
Evidentemente, será de especial relevancia ponerle al corriente de que esperas un bebé, por si fuera preciso la prescripción de algún medicamento.


Entre las medidas que las mujeres embarazadas pueden adoptar para mejorar su salud bucodental está la restricción del tabaco y del alcohol -perjudiciales también en otros aspectos- y el aumento de la ingesta de calcio para reforzar los huesos y los dientes.
Para reforzar las defensas contra las infecciones causadas por los cambios del pH de la saliva se recomienda el consumo de proteínas procedentes de la carne, el pescado y las legumbres.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta