Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



A lo largo de los nueve meses que dura el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios como consecuencia de una adaptación para satisfacer las necesidades del bebé.
Hasta que no se produce la primera falta (unas dos semanas después de la fecundación), no se puede determinar un embarazo, pero algunas mujeres pueden llegar a sentir antes la presencia del bebé. El mejor momento para confirmar el embarazo es a partir del sexto día de retraso de la regla.
A continuación, te explicamos qué ocurre a partir de la última regla. Saber qué te puede ocurrir, hará que lleves tu embarazo con mayor calma.

  • Embarazo 1TMás o menos seis días después de la fecundación, el óvulo fecundado llega al útero y se pega a él. Una parte de las células dará origen a la placenta y la otra, al embrión. En este momento, el organismo de la madre empieza a experimentar una serie de transformaciones.
  • Los primeros síntomas se pueden confundir con las molestias premenstruales: mayor cantidad de flujo, pesadez en las piernas, cansancio, tirantez en el pecho, mayor sensibilidad olfativa e, incluso, un extraño sabor metálico en la boca. El cansancio y la necesidad de dormir se presenta como una defensa del organismo para prepararse para el sobreesfuerzo que le espera en los siguientes meses. Aunque creas que es exagerado dormir y estar estirada más de la cuenta, es importante escuchar a tu cuerpo.
  • En esta primera etapa se forman los órganos vitales del bebé y el vientre normalmente no sobresale demasiado.
  • Las hormonas se disparan, por lo que los cambios de humor serán muy frecuentes.
  • El pecho empieza a aumentar su volumen y puedes llegar a notar un leve dolor. Aparecen los llamados tubérculos de Montgomery, unos pequeños nódulos en la areola. Tu pecho se está preparando para la lactancia.
  • La hormona gonadotropina coriónica altera su producción, lo que causa náuseas y cambios en el apetito. Algunas mujeres sienten más hambre de la normal, mientras que a otras no les apetece comer nada y llegan a perder peso durante el primer trimestre.

  • Aumenta la salivación y la necesidad de orinar.

Al llegar al tercer mes, el primer trimestre del embarazo toca a su fin, por lo que la etapa más crítica del embarazo queda atrás y, con ella, el riesgo de las malformaciones y los abortos espontáneos. A veces, el cansancio y las náuseas desaparecen, con lo que es más fácil sentirse cómoda con tu nueva condición de embarazada.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta