Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Parto - la culminación del embarazo

Un mes antes de que nazca el bebé, el cuerpo de la madre se empieza a preparar para el parto.
Pese a que algunas mujeres no sienten ningún síntoma nuevo, a menudo se presentan ciertas molestias en las semanas o los días previos. A continuación, te indicamos los más típicos.

 - Mayor presión en la pelvis y el recto
En el primer embarazo, es frecuente notar el llamado "encajamiento", cuando el bebé desciende y se encaja en la pelvis, preparándose para el nacimiento. Como consecuencia, se siente un mayor peso y la presión sobre la caja torácica disminuye, lo que contribuye a que la embarazada respire mejor. En los últimos días, los calambres y el dolor en las ingles se vuelven más frecuentes y además, se puede sentir presión en la parte baja de la espalda.


- Molestias en el vientre
Aumentan las contracciones Braxton Hicks (tensión abdominal durante unos treinta segundos) y molestias semejantes a los dolores de la menstruación. Puede suceder que a medida que se acerca el parto sean más frecuentes, duraderas y dolorosas.


- Maduración del cuello del útero
Las contracciones Braxton Hicks (encargadas de entrenar los músculos que cubren el útero a través de contraerlos y endurecerlos) ayudan a preparar el canal del parto y a abrir el cuello del útero. Días antes de la fecha de parto, un examen vaginal manifestará el estado de apertura del cuello.


- Expulsión del tapón mucoso
Con la diltación del cuello del útero, horas, días o a veces semanas antes, se expulsa una pequeña cantidad de un flujo viscoso y espeso que actúa como barrera para evitar infecciones del exterior. Por ello, si pasan los días y no se producen las contracciones de parto, es importante informar a la comadrona para que tome las precauciones necesarias.
Su desprendimiento puede producirse de una sola vez o bien en forma de flujo durante varios días. Su color puede variar entre el marrón, el rosa o el rojo, si está teñido de sangre, en cuyo caso habría que acudir rápidamente a un centro de salud porque podría haber alguna complicación.


-Menos actividad fetal
Seguirás sintiendo a tu bebé, pero notarás que su actividad disminuye. En un principio, no es motivo de alarma, ya que este cambio se debe a que se ha encajado para prepararse para el parto y tiene dificultades para moverse.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta