Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Los bebés son muy vulnerables a los cambios de temperatura, sobre todo si éstos son muy bruscos.
Los principales síntomas del bebé que sufre un golpe de calor son: piel enrojecida y seca (aunque a veces se pueden poner muy pálidos), ojos hundidos, fiebre alta, falta de sudoración, bajada de la tensión y, en los casos más graves, vómitos y pérdida del conocimiento.

bebe bebiendoPara prevenir una insolación o un golpe de calor causado por una intensa exposición a una alta temperatura o por falta de hidratación hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Evitar que el bebé esté en espacios reducidos con poca ventilación y soportando una alta temperatura, como una tienda de campaña en la playa o en el interior del coche con las ventanillas subidas.
Las estadísticas nos dicen que en estos lugares es donde se producen más golpes de calor en bebés y niños.
También suelen ser frecuentes los golpes de calor al viajar en coche en los días más calurosos del verano, así que, si es inevitable viajar, debemos mantener hidratado al bebé, refrescarle la cara y la nuca, ventilar el automóvil y realizar paradas frecuentes, si se trata de un viaje largo, con tal de respirar aire fresco a la sombra.

- Si se cree que el bebé ha pasado demasiado tiempo encerrado en un lugar pequeño y que se ha acalorado demasiado, se ha de sacar al aire libre y buscar la sombra.
A continuación, hay que bajar la temperatura al bebé con paños húmedos por todo el cuerpo, abanicarle y ofrecer al bebé agua a sorbos, sin permitir que beba mucha de golpe.
Si tiene fiebre, es necesario administrarle un antitérmicol. A continuación, lo mejor es llevar al bebé a urgencias.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta