Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Durante las primeras semanas de vida del bebé, sus movimientos son casi siempre involuntarios: agita los brazos, da patadas al aire... En poco tiempo, alrededor del segundo mes, será capaz de sostener la cabeza boca abajo y girarla a ambos lados. A medida que se vayan desarrollando las zonas del cerebro encargadas de controlar el movimiento, irá alcanzando nuevas etapas y, a partir del tercer-cuarto mes, el bebé habrá madurado la zona del cerebro responsable de la percepción de sí mismo, de ahí que se quede perplejo ante sus propias manos, aprendiendo que lo que se mueve ante sí puede controlarlo porque forma parte de su cuerpo. Con el paso de los meses, el bebé aprende a mover otras partes de su cuerpo cuando quiere y cada vez con mayor precisión.

psicomotricidadHacia los seis meses el bebé será plenamente consciente de sí mismo y el nuevo reto es comenzar a desplazarse. El primer logro es darse la vuelta y, más adelante, alrededor de los ocho meses, estará preparado para el gateo. Cada bebé aprende a andar a una edad distinta, algunos bebés son precoces en este sentido y con nueve meses ya dan sus primeros pasos; en cambio, la mayoría no lo hace hasta pasado el primer cumpleaños.

Algunos juegos para trabajar la habilidad motora del bebé

Aunque el ritmo de cada bebé es distinto, y hay que respetarlo, podemos ayudar a que se desenvuelva mejor en su entorno teniendo en cuenta estas recomendaciones.

- Alcanzar juguetes. Sentados en el suelo, colocamos distintos objetos o juguetes delante del bebé con la intención de que los vaya cogiendo. De esta manera, potenciamos la psicomotricidad, la capacidad visual y el equilibrio.

- Derribar objetos colocados en forma de pequeñas torres. Se trata de una variante del anterior juego, con el aliciente de que, al ser alcanzadas por las manos del bebé, harán ruido y ello divertirá mucho al bebé. Además de las habilidades anteriores, se estará trabajando con esta simple actividad a coordinar vista y oído.

- Atrapar una pelota. También podemos utilizar cualquier objeto con forma de cilindro (bote de plástico, una vela grande... ) para que el bebé intente alcanzarlo mientras rueda por el suelo.

- Carrera de obstáculos. Hay que colocar distintos objetos que atraigan al bebé (cajas de cartón, cojines... ) formando un camino en el suelo a modo de obstáculos hasta llegar a la meta: su juguete preferido. Cuando el bebé esté en posición de gateo, lo animamos a echar una carrera salvando todos los obstáculos hasta llegar a coger su juguete. Con este juego fortalecemos las destrezas motoras del bebé a la vez que su sentido del equilibrio.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta