Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



De todas las formas literarias, el cuento es el género que mejor se adapta a las necesidades y a los gustos del niño. En Todomaternidad, os explicamos las virtudes de los cuentos dentro del desarrollo emocional e intelectual del niño.

Entretener y enseñar

CrianzaEn todas las sociedades del mundo, incluso en las que ya no existen, la literatura y, en concreto, la narración, ha sido la herramienta para intentar explicar nuestro origen y, de este modo, intentar dar sentido a lo inexplicable y misterioso. A lo largo de la historia, los padres, los abuelos y los maestros han contado cuentos a los pequeños con el fin de entretener y enseñar valiosas lecciones morales.

Antiguamente, al amor de la lumbre, y hoy en día, bien instalados en la cama, los niños son todo oídos cuando nos disponemos a contarles un cuento. De la forma más natural, fluye la palabra y el niño entra en un mundo de ficción en el que puede sentir, pero sin tener que sufrir las verdaderas consecuencias de los actos que se relatan en la historia. Ahí empieza el placer, cerca de un ser querido que nos brinda unos instantes para hacernos vivir mil y una peripecias sin correr ningún peligro.

Los beneficios del cuento en el desarrollo del niño

Los cuentos entretienen, divierten a los niños... y, a veces, hasta los relajan para coger el sueño. Cuando les contamos un cuento a nuestros hijos, aunque pueda resultar exagerado, estamos haciendo un gran trabajo. El estímulo que supone en el niño este gesto, activa todas sus neuronas y, sin darnos cuenta -eso es, en esencia, lo mejor-, transmitimos amor incondicional, valores y la cultura de todo un pueblo. Veamos, a continuación, cómo los padres reforzamos el desarrollo integral de nuestro hijo con el simple hecho de contarle un cuento:

A nivel personal y emocional

  • Contar un cuento en la intimidad, haciendo saber a nuestros hijos que estamos por y para ellos, refuerza los lazos familiares. De esta manera, aumentamos su seguridad y le animamos a seguir confiando en nosotros. Todo ello contribuye muy positivamente en el desarrollo de su personalidad y autoestima.
  • Cuando el niño se pone en el lugar del otro, cuando se identifica con un personaje, está aprendiendo a ver las cosas desde otro punto de vista. De esta manera, fomentamos la empatía.
  • Con esta identificación, favorecemos el desarrollo de la inteligencia emocional del niño, ya que en los cuentos siempre se tratan muy distintas emociones como la ira, el miedo, la frustración, el amor... y, de esta manera, los niños las aprenden a identificar.
  • A través de la empatía también se promueve el autoconocimiento del niño. La peripecia vivida por el personaje le enseña a evaluar situaciones parecidas de la vida cotidiana. Así, puede valorar el comportamiento de cada uno de los personajes y predecir las consecuencias de sus actos. Todo ello contribuye al aprendizaje de la resolución de problemas.

A nivel intelectual

  • El cuento en sí, las palabras, estimula la capacidad lingüística: los niños enriquecen su vocabulario, se familiarizan con los juegos de palabras...
  • Organiza su pensamiento gracias a la estructura del cuento convencional: planteamiento, nudo y desenlace.
  • Aumenta la capacidad comunicativa: este orden lógico es básico para que se expresen bien, tanto oralmente como por escrito. Saber contar una historia resulta fundamental para que, en el futuro, sepan relatar cualquier aspecto (desde una consulta al médico, contar un chiste, dar una clase...).
  • Favorece el desarrollo de la memoria. A los más pequeños les encanta oír muchas veces el mismo cuento porque el hecho de saber qué va a suceder les hace sentirse inteligentes.
  • Promueve su capacidad de concentración y su paciencia. Si el cuento es contado de viva voz, mejor aún, porque la falta de apoyo visual obliga al niño a imaginar. Este aspecto es de vital importancia hoy en día, ya que vivimos en una sociedad con demasiados estímulos visuales y, a menudo, nos olvidamos del poder de la palabra desnuda. De esta manera, estamos contrarrestando la posible fatiga sensorial del día a día del pequeño, la cual es una de las causas que están haciendo aumentar los trastornos de atención en nuestra sociedad.
  • Fomenta la creatividad y la imaginación. Esto sucede, sobre todo, cuando no hay libros con dibujos, ya que los niños hacen el esfuerzo de imaginar. Este aspecto, si bien, va llegando con el tiempo o se puede compaginar, puesto que a los más pequeños les encanta poder contemplar las ilustraciones de los libros. Además, por otra parte, les ayuda a seguir el hilo argumental, si en algún momento se pierden.

A nivel cultural

  • El cuento supone una fuente de conocimiento cultural, pues nos enseña aspectos sobre nuestra sociedad, nuestra historia o nuestro folclore.
  • Enseña valores como la solidaridad, la generosidad, la constancia, la honestidad... importantes para vivir en sociedad.
  • La moraleja de algunos cuentos fomenta la reflexión en el niño sobre ciertos aspectos de la vida.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta