Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



¡Vístete, que llegamos tarde! ¿Todavía estás así? Cada día la misma canción. En Todomaternidad te damos las claves para que sobrelleves el principio del día con tiempo y tranquilidad.

Padre e hijoAntes de los seis años, la noción del tiempo del niño no es la misma que la de los adultos. El niño, a estas edades, está inmerso en su mundo imaginario, una cuestión mucho más importante que cualquier otro asunto. Por ello, desde la comprensión de la naturaleza del niño y ante nuestras propias necesidades, debemos tener en cuenta ciertos consejos para que hacer más soportable la mañana y no ir con prisas.

- Si siempre nos acaba faltando tiempo, debemos reorganizarnos. Quizá sea suficiente con levantarnos media hora antes para que podamos emprender cualquier tarea con tranquilidad.

- Preparar la ropa con el niño la noche anterior. Es positivo que el niño tome cierta responsabilidad a la hora de elegir qué se pondrá al día siguiente.

- Dejar preparada la mesa para desayunar. En la medida de lo posible, conviene dejar todo lo que vayamos a necesitar al alcance para evitar las prisas al día siguiente.

- Tener los bocadillos congelados y bien envueltos para que, en el momento de irnos al colegio, estén listos. A la hora del recreo, ya estarán descongelados.

- Planificar quién llevará al niño al colegio. Ello implica que alguien tendrá que hacer el pequeño sacrificio de levantarse antes para tener tiempo de asearse y vestirse. De esta manera, nada nos impedirá que estemos por el niño.

- Ración matutina de afecto. 5 minutos , como mínimo, en exclusiva para él. Los niños más mayores piden más atención a la vuelta del colegio, pero los más pequeños necesitan comenzar el día con mucho amor para afrontar con serenidad el día y para que la separación sea natural cuando los dejemos en la escuela.

- Despertarse tranquilamente por las mañanas. En los niños, el paso del sueño a la vigilia es más delicado que el de los mayores, por ello es importante que lo hagan gradualmente.

- Es importante que el niño vea que es una prioridad para sus papás, que todo lo que se hace por la mañana no es simplemente el preludio para enviarlo al colegio como si fuera un paquete urgente. Por ello, aunque nos veamos obligados a ir muy rápido, debemos reservar un espacio en exclusiva para él. Si no puede ser al despertarlo, podemos aprovechar el momento del desayuno, el camino al colegio...

- Si no hay tiempo, reservar los dibujos animados para la merienda o el fin de semana. Cuando miran los dibujos, muchos niños se sumergen tanto en su mundo imaginario que no entienden que debemos irnos.

- En algunos casos, negociar puede ser útil: "puedes jugar un ratito, después de vestirte", "puedes ver los dibujos, pero antes te has de cepillar los dientes". Es importante que el niño entienda estos pactos no como chantajes, sino como pasos necesarios para poder hacer lo que más le gusta.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta