Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Los desequilibrios intestinales aparecen muy a menudo en el embarazo.
De hecho, casi la mitad de las mujeres embarazadas padecen este malestar en algún momento del embarazo.
El estreñimiento se debe a la ralentización del movimiento del alimento a través del intestino causado por el incremento de la hormona progesterona.

Embarazo estreñimientoEn los últimos meses del embarazo, estos síntomas suelen empeorar por la presión que ejerce el útero sobre la pared intestinal.

La ventaja de todo ello es que los nutrientes disponen de un mayor tiempo para ser absorbidos por el organismo del bebé.
Con todo, conviene tener en cuenta una serie de consejos para no agravar el estreñimiento y evitar, a toda costa, la molesta aparición de gases y hemorroides en el embarazo.

-La embarazada puede introducir algunos cambios en su alimentación de forma progresiva aumentando la ingesta de fibra, ya que ésta facilita el tránsito intestinal.
Se trata de comer fruta y verdura fresca, cruda o poco cocida, y con piel, a ser posible. También se deben incluir en la dieta alimentos con alto contenido en fibra, como arroz, cereales y pan integral. Con todo, es muy importante no abusar de estos alimentos, ya que, debido a su desplazamiento rápido por el sistema digestivo, podrían arrastrar importantes nutrientes, como vitaminas y minerales, antes de que hayan podido ser absorbidos por el organismo.

-En el embarazo, muchas mujeres se sienten empujadas a consumir productos refinados de bollería, arroz blanco o pan normal a todas horas, bajo la excusa de los antojos de la embarazada. Sin embargo, se trata de un tipo de alimento cuyo consumo debería reducirse al mínimo, ya que ralentiza el movimento intestinal, al contrario que la fibra.

-La embarazada con estreñimiento debe beber muchos líquidos, ya sea agua, zumos naturales de fruta u hortalizas, porque ayudan a los alimentos a desplazarse mejor por los intestinos.

-Como sucede en cualquier persona con un estilo de vida saludable, la embarazada debería evitar las comidas copiosas, pues exigen un sobreesfuerzo en el trabajo de los intestinos.

-No posponer la visita al lavabo ha de ser una de las reglas de toda embarazada con estreñimiento. Tomar un kiwi en ayunas puede ser una manera de imponer una rutina en el organismo de la embarazada. Si salimos de casa habiendo vaciado previamente, evitaremos retenciones en los movimientos intestinales, pues a lo largo del día no siempre es fácil encontrar el momento adecuado para ir al servicio sin prisas. No obstante, hay que escuchar siempre el cuerpo y cuando se tenga necesidad de ir al baño, no hay que posponerlo.

-Los probióticos estimulan las bacterias intestinales que ayudan a descomponer mejor los alimentos, lo cual favorece el esfuerzo que debe realizar una mujer embarazada con estreñimiento a la hora de ir al baño.

-Practicar ejercicio de forma moderada y regular. Un cuerpo activo fomenta unos intestinos activos, con diez minutos de caminar a diario muchas mujeres embarazadas tienen suficiente.

-Toda mujer embarazada debe comprobar las contraindicaciones de los suplementos y fármacos que tome para evitar dañar al bebé y no agravar cualquier malestar que sufra durante el embarazo. Los antiácidos y muchos de los suplementos que se administran en el embarazo (como vitaminas o suplementos de calcio o hierro) pueden complicar el estreñimiento. Lo mejor, en estos casos, es prescindir de los suplementos y reeducar el intestino poco a poco, teniendo en cuenta que las sustancias laxantes, incluso las naturales, deben tomarse bajo la supervisión de la matrona o el ginecólogo que lleve el embarazo.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta