Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



Quedarse embarazada es, se mire como se mire, una de las vivencias que más va a influir en la vida de una mujer. Y es que el hecho de ser madre nos cambia de arriba abajo la perspectiva, las prioridades, los tiempos y los espacios. Pero antes de que eso ocurra, antes de que el bebé llegue a transformarlo todo y a todos, van a pasar y vamos a vivir unos meses muy intensos, tanto a nivel físico como a nivel emocional.

EmbarazoNuestro cuerpo cambia, acogiendo y creciendo con el bebé. A la vez que nuestro cuerpo se prepara para el parto y la lactancia y mientras nuestras hormonas redefinen su equilibrio, también nos preparamos emocional y psicológicamente para acoger, cuidar y criar al bebé.

Casi sin darnos cuenta, vamos haciéndole un hueco en nuestras vidas, lo imaginamos, lo pensamos... vamos organizando todo aquello que le será necesario, todo lo que intuitivamente creemos que va a ser de utilidad... pero también internamente vamos, poco a poco, cambiando. La mujer que somos va dejando paso a la mujer que seremos, a la madre que seremos. Y es que también cambiamos para acoger y crecer con la nueva mujer que vamos a ser. Con nuestro bebé, naceremos nosotras como madres.

Por esta razón, el embarazo es un período de nuestra vida que se llena de incertidumbres, expectativas, dudas, preguntas; puede que, incluso, de miedos y angustias. Y es que sentirse embarazada es eso, sentir un mundo nuevo, lleno de nuevas posibilidades dentro de nuestro vientre; saber que todo puede cambiar, que todo será posible y que lo que hoy conocemos puede parecerse bien poco a lo que acabaremos teniendo. Prepararse para dar a luz es prepararse para tener la posibilidad de inventarnos una nueva vida, la que tendremos con nuestros hijos.


Nuria Otero Tomera.

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta